Piedras Calientes

Al Masaje de Piedras Calientes se le conoce también como Terapia Geotermal, es uno de los masajes más solicitados en los spas más prestigiosos del mundo. Durante el masaje, el terapeuta coloca piedras lisas y calientes sobre y bajo del cuerpo, usa las piedras como medio para hacer presión en los músculos con la finalidad de relajarlos, provocando alternadamente respuestas sedativas y reenergizadoras del cuerpo.

Entre los beneficios, las piedras ayudan a incrementar la presión y abrir los canales de energía, Además de contribuir con el endurecimiento de los tejidos, el masaje con piedras calientes es muy beneficioso para personas que necesitan aliviar algunas dolencias, ya que su deslizamiento sobre el cuerpo provee un alivio instantáneo y a su vez ofrece relajación total.

La temperatura se adapta a cada caso y las piedras se van deslizando sobre los músculos transmitiendo energía que relaja la fuerza interior.

Recupera la energía 

Por su contenido energético muy fuerte, su aplicación limpia las vías energéticas propiciando la penetración de esa energía.

A través del calentamiento liberan energía acumulada en su interior, devolviendo al ser humano la fuerza vital.

Elimina el estrés

Esta termoterapia, sea caliente o fría, aumenta la circulación llevando los nutrientes necesarios para cada célula del organismo, acelerando la energía vital, oxigenando el cuerpo y reduciendo el nivel de estrés.

Equilibra el sistema nervioso

La energía que da el masaje con piedras calientes y la termoterapia no se limita al deslizamiento sobre los músculos.

Las maniobras ejecutadas con las piedras calientes, permiten que las terminaciones nerviosas superficiales que comunican a nuestro sistema nervioso una energía positiva que equilibra perfectamente la unión entre cuerpo y mente.